A.R.D / Territorio y Recursos / Ayuntamientos




Ayuntamientos

La comarca de Muros y Noia está integrada por cinco ayuntamientos distribuidos alrededor de una misma ría, lo que conforma un particular paisaje fruto de la combinación del ambiente marino y de montaña.

Escudos

Debido a su situación y a la proximidad entre ellos, los cinco municipios poseen unas características similares tanto en la suavidad de las temperaturas, moderadas durante todo el año, como en sus celebraciones, la mayoría de tipo religioso o gastronómico, basadas estas últimas en la degustación de los productos característicos de la zona.

Cada uno de los ayuntamientos sobresale por tener un encanto particular

En el caso de Muros llaman la atención sus construcciones, típicas de una comarca marinera, además de que se trata de un espacio privilegiado desde el punto de vista de la fauna, la flora y el paisaje, en el que sobresalen el Monte Louro y la Lagoa de Xalfas, ambos incluidos en la propuesta gallega de lugares de interés comunitario.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Noia destaca por su peso histórico, reflejando el carácter nobiliario de numerosas familias de la comarca que legaron gran cantidad de monumentos artísticos. Las huellas más importantes son de carácter religioso, aunque también se pueden encontrar importantes monumentos prehistóricos, entre ellos, el Dolmen de Argalo.

A pesar de ser Lousame un ayuntamiento sin salida al mar, el agua es el factor por el que destaca la parroquia de San Xusto donde se puede disfrutar de unas pequeñas cataratas formadas por el río del mismo nombre. Además, este municipio ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la comarca. Desde la cima del monte 'A Muralla', se puede contemplar Santiago de Compostela, Padrón y hasta la Ría de Arousa.

El Ayuntamiento de Outes, como su nombre indica, destaca por sus numerosos picos y su elevada altitud, desde donde se pueden contemplar una flora y fauna características. Además, cuenta con cuatro hermosos ríos que discurren por las laderas de sus montañas.

El Ayuntamiento de Porto do Son se ha convertido en destino veraniego habitual para muchos gallegos debido a su gran cantidad de playas y a la belleza de sus paisajes que se pueden contemplar desde varios miradores privilegiados como el de la Atalaya o el del monte Enxa. Su oferta cultural, sobre todo durante los meses de verano, es amplia y variada y actúa como un reclamo turístico más.